jueves, 22 de octubre de 2009

Cuando con tus manos frías recompones mi vida entera

A veces las cosas se ponen algo díficiles,pero sabes que siempre conseguimos lo que queremos. Nuestra promesa sigue en pie y yo voy a hacer todo lo posible por conseguir que todos los días nos demos las buenas noches. Ya verás, en unos meses nos reiremos de todo lo que discutimos, mientras nos perdemos por Madrid.

Lo bueno del tiempo es que un día cualquiera puede destruir todos los esquemas de tu vida y hacer de ti mismo una persona diferente. El pasado queda guardado en una cajita en la que apenas caben un boli, dos tickets de tren y alguna que otra foto, pero el futuro necesita, al menos, un camión cisterna. Resulta extraño darse cuenta de que algo que te retumbaba por dentro y que guardabas dentro de ti con gran empeño ahora se ha convertido en algo minúsculo que no logras recordar por mucho que te esfuerces.Pero a su vez es bonito (más bien increíble) crear nuevos recuerdos a cada minuto y más aún, prometerse que esta vez no te vas a permitir olvidar nada, aunque si eso ocurriera (que no va a ser así), ya habrá más recuerdos con los que rellenar ese vacío, porque esta vez, tengo una fábrica de momentos bonitos imposibles de olvidar con patas.

5 comentarios:

Vértigo dijo...

Me encanta todo esto. La entrada de ahí abajo me ha emocionado. Te sigo(:

J. dijo...

volviste a actualizar mas asiduamente que nunca.
Me encanta :)

sweetlife dijo...

me encanta
los textos son preciosos
te sigo
un besin
X.o.x.o

*raChel dijo...

que bonita! si esque... lushi-lu!

Adicta. dijo...

hoy descubrí tu blog
me encantó lo que escribes